InicioPerfumesPreparar la canastilla I

Preparar la canastilla I

Hace poco leía un artículo de como sobre todo, a los padres primerizos nos cuelan todo tipo de objetos inútiles que una vez nace el bebé rechaza automáticamente. No es ningún secreto el gran negocio que se ha creado en torno al nacimiento de nuestros pequeños. Sillas que cuestan mas que una vespa con casco incluido, es sólo la punta de un iceberg que nos atañe mas a los padres que a nuestros hijos. El tema de la silla es además muy definitorio, porque gastarse mas de 1.000 euros para aproximadamente un año de vida no tiene ningún sentido (a no ser que el dinero no esté entre tus preocupaciones, claro). Sobre todo porque en cuanto el bebé camina suele utilizar una silla de trote, porque: a) como el pequeñín ya pesa es mas manejable para nosotros y b) el pequeño tiene libertad para subir y bajar libremente y por tanto la prefiere al super modelazo. 

En el tema de la silla de paseo es fundamental que pensemos durante cuanto tiempo la vamos a utilizar de verdad (no los tres años que te dicen cuando llegas con tu barriga a la tienda) Y cuales son nuestras necesidades respecto a la silla: si nos desplazamos mayoritariamente por ciudad, si nuestros desplazamientos principales son en coche y paseos por la ciudad. Si lo nuestro es el campo y sus caminos empedrados etc. En función de nuestro estilo de vida, la silla, el carro o como lo queráis llamar será una u otra.
Y ya para terminar con el tema de las sillas de paseo seamos sinceros, las sillas son necesarias mas para nosotros que para nuestros pequeños y es verdad que lo son: cuando vamos de paseo y el bebé está tranquilo en la silla, cuando el bebé duerme y nosotros necesitamos descansar, cuando estamos comiendo o cenando en un restaurante, en una terraza con amigos etc. En todos esos casos es genial tener al bebé al lado plácidamente en su cochecito. Pero esta estampa no es la que ocurre la mayor parte del tiempo, gran parte del día el bebé prefiere estar en contacto con sus padres y para eso hay un elemento de la canastilla que en casi en ningún sitio aparece y que si es imprescindible: El fular elástico, o la bandolera. No os podéis hacer una idea de lo tranquilos que están los pequeños en contacto con sus padres sujetos por uno de estos artículos y lo beneficiosos que son para ellos.

La primera vez que me recomendaron  un portabebés de este estilo fue en el 2004. Un pediatra que me atendió con mi primer hijo en la habitual consulta de los famosos cólicos del lactante, me explicó que eso de comer y al carro, comer y a la cuna no era lo mas saludable para los pequeños ¿Os sorprende? Supongo que si sois primerizas os sorprenderá como me ocurrió a mi, porque a mi alrededor escuchaba como mi pequeño una vez comido y limpio estaba mas a gusto en el carro o cuna. Y como si lo llevaba mucho en brazos se acostumbraría y eso sería terrible… Pues es todo lo contrario, un bebé que tiene además de lactancia a demanda, contacto a demanda, lleva mucho mejor los tiempos en los que está en la silla o en su cuna. Yo creo que debe pensar algo como «mamá necesita descansar, ya hemos estado mucho rato juntos, que suaves son estas sábanas uhm… que bien huelen. Anda! ¿y eso que será?»
Mas allá de bromas, llevar al bebé mucho tiempo en posición vertical ayudados con un fular elástico (sin duda mi recomendación por ser supercómodo y de tela muy suave) ayuda a que no tengan cólicos. Porque aunque intentemos tener al pequeño la mayor parte del tiempo en brazos en posición vertical respetando su posición natural, evidentemente tenemos otras cosas que hacer y nuestros brazos aguatarán 4, 5, 6, 7 ,8 kilos durante un tiempo limitado. Sin embargo con un portabebés podremos estar en contacto tanto tiempo como ambos queramos de forma súper cómoda y seguir con nuestra actividad mientras el bebé duerme sobre nosotros. Cuando lo pongáis en el fular puede que esté despierto pero os aseguro que con el movimiento, el calorcito y el sonido del corazón que lleva escuchando durante 9 meses, no durará 5 minutos despierto, sobre todo cuanto mas pequeñito sea.

Además de evitar los temidos cólicos es una experiencia muy gratificante y una forma muy sencilla de que los peques estén tranquilos y por tanto sus padres también. Se sabe que la necesidad de contacto de los pequeños es tan importante como la necesidad de alimento, en muchos hospitales practican lo que han llamado Método Canguro con bebés prematuros, consiguiendo resultados muy relevantes. Por cierto, no sirven las mochilas tipo chicco y compañía que son incluso perjudiciales por no respetar la postura natural de los bebés (si os fijais en este tipo de mochilas no ergonómicas, los bebes van con las piernas totalmente estiradas en lugar de flexionadas en ranita) muchos bebés sabiamente las rechazan.

Otro elemento necesario es la silla para el coche. Según mi experiencia una que lleve el sistema de sujeción isofix o muy similar, será la mejor elección. Debemos ver que el cinturón que sujeta los brazos salga desde arriba y no desde los laterales para que cuando el niño tenga un añito no se quite la parte de arriba del cinturón (algo muy importante cuando nos desplazamos en coche)

Por último nos queda hacernos con una cuna. Desde mi punto de vista, una vez superada ya en dos ocasiones la sensación de haber tirado el dinero viendo como mis pequeños no les ha gustado nada ni el capazo práctico para dormir cuando son recién nacidos y «necesitan sentirse protegidos en una cuna de menor tamaño» ni «la minicuna superventas desmontable, que la podéis llevar de viaje teniendo en cuenta vuestro estilo de vida» Para mi la única cuna  que le gusta a un bebé  es la cuna sidecar

En las tiendas de puericultura de nuestro país será muy difícil que tengan una, pero hay otras opciones. Por un lado las tiendas online y la mas sencilla y económica (99 euros): una minicuna normal a la que le hacéis un pequeño DIY para convertirla en sidecar.

¿Porqué digo que estas son las únicas cunas en las que el bebé duerme plácidamente? Porque al principio cuando su agudeza visual es muy limitada, nos huele, nos siente, nos oye, ve nuestra sombra y de este modo se siente seguro. Mas adelante cuando su visión mejora, si abre un ojo y nos ve durmiendo a su lado se sentirá tranquilo y si no tiene hambre se volverá a dormir. Para nosotras también es la mejor opción, porque tenemos siempre al bebé a nuestro alcance sin necesidad de levantarnos (basta alargar el brazo) lo que hace muy sencillo acariciarle si necesita contacto, cogerlo en brazos o incluso darle el pecho… Y todo ello redundará en un mejor y mayor descanso tanto del bebé como de sus padres desde el principio.


Resumiendo de cero a 6 meses yo me quedo con: Silla de paseo práctica, portabebé, silla del coche, cuna sidecar y bañera.

Estos son los artículos que harán que la llegada al mundo de nuestro pequeño sea feliz y tranquila para todos los miembros de la familia. Artículos que ayudarán a evitar estrés, dolencias y preocupaciones y sobre todo muchas lágrimas al recién llegado.

El resto de artilugios según mi experiencia totalmente prescindibles. Si tenéis la suerte de tener muchos familiares y amigos deseosos de haceros regalos, tal vez una buena idea serían vales de compra de vuestras tiendas favoritas.

COMPARTE MI MODA: La moda femenina desde el punto de vista de las usuarias…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments